• Español
  • English
  • Euskara

Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo. (B.B. King)

Aprender sin reflexionar es malgastar la energía. (Confucio)

Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender. (A. Einstein)

Eso es el aprendizaje. Entender de repente algo que siempre has entendido, pero de una manera nueva. (D. Lessing)

La actividad más importante que un ser humano puede lograr es aprender para entender, porque entender es ser libre. (B. Spinoza)

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. (N. Mandela)

El propósito general de la educación es convertir espejos en ventanas (S. J. Harris)

Si un niño no puede aprender de la forma en que enseñamos, quizás deberíamos enseñar como él aprende (I. Estrada)

El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información (A. Einstein)

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: 'Ahora los niños trabajan como si yo no existiera. (M. Montessori)

El principio de la educación es predicar con el ejemplo. (A. Turgot)

Donde hay educación no hay distinción de clases. (Confucio)

¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor. (Séneca)

Es imposible educar niños al por mayor; la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual. (A. Carrel)

La buena didáctica es aquella que deja que el pensamiento del otro no se interrumpa… (E. Tierno Galván)

Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender. (A. Graf)

Los niños son educados por lo que hace el adulto y no por lo que dice. (C. G. Jung)

Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede decir dónde acaba su influencia. (H. Adams)

La mejor enseñanza es la que utiliza la menor cantidad de palabras necesarias para la tarea. (M. Montessori)

Profesor: que te ilusione hacer comprender a los alumnos, en poco tiempo, lo que a ti te ha costado horas de estudio llegar a ver claro. (S. Josemaría)

435436436

El sacerdote José Carlos Martín, postulador diocesano de la causa de Guadalupe Ortiz de Landázuri, visitó, el pasado 1 de febrero, Umedi, antigua sede del Colegio Mayor Abando, cuya administración fue puesta en marcha por la futura beata en 1946. (Lee la noticia en la web del OPUS DEI)

Una vez finalizada la charla, José Carlos mantuvo un encuentro con profesoras del colegio, donde pudieron preguntar y acercarse más a los detalles de la vida de Guadalupe y el origen del centro infantil.

El Colegio Mayor Abando, Umedi en la actualidad, se abrió a principios de los 40 y fue Guadalupe la que se encargó de la administración y los servicios. Su cometido, convertir el colegio mayor en una casa Todo ello en un momento nada fácil, durante los primeros años de la posguerra en España.

Y fue en Bilbao, y desde este lugar, donde comenzó toda la labor de formación con mujeres del Opus Dei. Este centro fue la primera iniciativa del Opus Dei en el País Vasco y de las primeras de España. Convertido en un colegio infantil, su esencia perdura: educar y formar con cariño, y hacer que os niños y niñas se sientan como en casa.

¿Quién fue Guadalupe?

Guadalupe Ortiz de Landázuri nació en Madrid el 12 de diciembre de 1916. Era la cuarta y la única chica del matrimonio de Manuel Ortiz de Landázuri y Eulogia Fernández-Heredia. Sus padres la educaron en la fe cristiana.

En 1933 se matriculó en la carrera de Ciencias Químicas en la Universidad Central. Era una de las 5 mujeres de una clase de 70. Más tarde, empezó el doctorado porque quería dedicarse a la docencia universitaria. Sus compañeros de universidad la recuerdan seriamente dedicada al estudio, con gran simpatía y amante de lo imprevisto.

Guadalupe comenzó a dar clases en el colegio de La Bienaventurada Virgen María y en el Liceo Francés. En 1944, conoce a Josemaría Escrivá y con 27 años pide la admisión en el Opus Dei. A partir de ese momento, intensificó su trato con Dios. Cumplía con amor sus ocupaciones y buscaba pasar ratos de oración junto al sagrario.

El Opus Dei estaba en sus primeros años y, entre las tareas que había que llevar a cabo, era importante atender la administración doméstica de las residencias de estudiantes que se estaban poniendo en marcha, en Madrid y en Bilbao.

El 5 de marzo de 1950, por invitación de san Josemaría, fue a México para llevar el mensaje del Opus Dei a esas tierras.

En 1956 se trasladó a Roma para colaborar más directamente con san Josemaría en el gobierno del Opus Dei. Al año vuelve a Madrid donde saca el doctorado en Químicas e imparte clases en el Instituto Ramiro de Maeztu.

En 1975, aquejada de una enfermedad cardiaca, los médicos deciden que la mejor opción es operarla y deja su casa en Madrid para ingresar en la Clínica Universitaria de Navarra. El 1 de julio es operada. Pocos días antes, el 26 de junio, había fallecido en Roma el fundador del Opus Dei. Muere el 16 de Julio de ese mismo año.